Ir al contenido principal

Identidades asesinas. Amin Maalouf.


El otro día oía a un compañero de trabajo hablar del concepto de "cultura". Cultura en el sentido amplio de conocimientos, de tecnología, de manera de vivir, de identidad. Mi compañero, obviamente, manejaba los arquetipos y clichés habituales al respecto: el cristianismo como uno de los componentes de la cultura occidental, la ciencia, los derechos humanos, lo positivo y negativo de la multiculturalidad, los recién llegados con otra religión y otras costumbres. Por mi parte, coincidía en algunos puntos con él y divergía en otros. Y es que no damos para mucho. El etnocentrismo nos sale por las orejas.
Entonces me vino a la memoria este libro, de pocas páginas; pero cuya lectura resulta imprescindible para entender algo acerca de las identidades personales y las identidades colectivas. Y su necesidad, y el peligro que conllevan. Y Maalouf sabe de lo que habla: cristiano libanés de lengua francesa y exiliado en 1975, buen conocedor de la cultura y el mundo árabe y sus fantasmas y miedos, y también de los nuestros.
Fue el siguiente párrafo, que oí en la radio, el que me hizo comprar y devorar "Identidades asesinas". El fragmento empieza analizando la reacción francesa ante la globalización cultural y la "modernización":
"Si he puesto este ejemplo (Francia) es porque revela, a mi juicio, de qué manera, incluso en Occidente, incluso en un país desarrollado, con una cultura abierta y universalmente respetada, la modernización se hace sospechosa desde el momento en que se percibe como el caballo de Troya de una cultura extranjera dominante.
Es fácil imaginar entonces, a fortiori, lo que han podido sentir los diversos pueblos no occidentales para los que, desde hace ya muchas generaciones, cada paso que dan en su existencia está acompañado por un sentimiento de capitulación y de negación de sí mismos. Han tenido que reconocer que su técnica estaba superada, que todo lo que producían no valía nada en comparación con lo que se producía en Occidente, que seguir practicando la medicina tradicional era una muestra de superstición, que su poderío militar no era más que un recuerdo del pasado, que sus grandes hombres, a los que habían aprendido a venerar, los grandes poetas, los sabios, los soldados, los santos, los viajeros, no significaban nada para el resto del mundo; que su religión era sospechosa de barbarie, que sólo unos cuantos especialistas estudiaban su lengua. Cuando hablan con un occidental es siempre en la lengua de él, nunca en la suya propia; en el sur y en el este del Mediterráneo, hay millones de personas que saben inglés, francés, español o italiano. En la otra orilla, ¿ a cuántos ingleses, franceses, españoles o italianos les ha parecido útil estudiar árabe o turco?"

Comentarios

Vinni ha dicho que…
¿Puede decirme el nombre del pintor o la pintura sobre el tema "Identidades Asesinas cubrir" libro?

Gracias,
¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!
Vinni

-----------------------------------------------------

Can you please tell me the name of the painter or the painting on "Identidades Asesinas" cover?

Thank you,
¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!
Vinni

----------------------------------

Pouvez-vous me dire le nom du peintre ou du tableau de la couverture du livre "Identidades Asesinas"?

Merci,
Vinni.

Entradas populares de este blog

El olvido que seremos.

"Ya somos el olvido que seremos. El polvo elemental que nos ignora y que fue el rojo Adán y que es ahora todos los hombres y que no veremos". Del primer verso de este cuarteto de un soneto de Borges tomó el colombiano Héctor Abad Faciolince el título para la biografía de su padre, el médico Héctor Abad Gómez. Motivado por las buenas críticas, compré el libro hace ya muchos años. Y ha acabado en alguna caja, cuyo paradero ignoro, sin ser leído. Nunca nadie lo leerá. Afortunadamente, Fernando Trueba hizo esta excelente película, con guión de su hermano David y dinero colombiano. Como escribí en una entrada anterior, la vimos en dos veces en una de las muchas plataformas que pagamos. La disfrutamos mucho. El atrezzo es muy bueno y la actuación del polifacético Javier Cámara, perfecta. Así que la historia del doctor Abad no fue olvido, al menos por ahora.  John Banville escribió algo así como que estamos vivos mientras viven los que nos recuerdan. Héctor Abad Falciolince aplicó t

Itziar Ituño

Todos nos hemos enamorado de alguna profesora del instituto. Aunque aquí la palabra "amor" tenga más de deseo infantil o de curiosidad ante la vida que de pasión rotunda y madura. Y yo me enamoré de algunas Itziar que pasaron por mi adolescencia. Mujeres de rasgos hermosos, bien vestidas, con timideces mal llevadas ante clases llenitas de hormonas, con cierto pasado oscuro, quizá político, quizá canallita, que se adivinaba en algunas frases sueltas, en alguna sonrisa pícara. Cuando por primera vez vi en la pantalla a la Ituño, supe que ella era todas esas mujeres, que no envejecen nunca aunque se jubilen después de 30 años en el mismo insti y ni me recuerdan a mí ni a ninguno de los adolescentes que les escuchaban embobados. Itziar Ituño se convirtió en una superstar por su personaje de la inspectora Murillo en la serie "La casa de papel", que empezamos a reseñar aquí. ¡Qué envidia y qué manía le tengo al personaje de "El profesor" que es capaz de enamorar

El río baja sucio.

La lejana adolescencia de todos nosotros tiene un río limpio, aventuras, un enamoramiento no correspondido, días largos y borrosos, melancólicos aburrimientos y eternos paseos en bicliceta entre las limpias choperas. De eso trata este librito de David Trueba que me encontré en casa de mis cuñados en el puente de la Inmaculada Constitución.  Uno de los personajes del libro, un secundario con poca importancia en la trama me llamó la atención. Era el típico alcalde, con palillo entre los dientes, ceremonioso con los de fuera; pero astuto y malvado. España ha tenido demasiados alcaldes así, que confundían el desarrollo rural con "su" desarrollo. Han sido los alcaldes de las macrogranjas y las canteras, de los pabellones sin acabar y la ley para los enemigos, los alcaldes que exigían al gobierno obras innecesarias y que le aseguraban los votos al líder provincial, que tenía estudios y colocará al sobrino. Y lo más triste es que esos alcaldes eran de lo mejor que había en ese mundo