Ir al contenido principal

Entradas

ἡ ἀλήθεια ἐλευθερώσει ὑμᾶς

En caracteres latinos: e elētheia eleutherōsei hymas. La famosa frase del versículo 8:32 del Evangelio de Juan "la verdad os hará libres".  La verdad judicial, la verdad histórica. Los hechos probados los llaman. Y en muchos asuntos, la verdad está en los despojos, en los huesos, en los cadáveres. "... serán ceniza, mas tendrán sentido. Polvo serán, mas polvo enamorado" Creo recordar que hace años leí un libro de la biblioteca de Mislata sobre antropología forense, que me impresionó mucho. También me ha gustado esta serie de 10 episodios producida por la tele vasca y que he visto a través de Prime Video. Aunque tengo que admitir que a veces se han dejado llevar un poco por el tremendismo. Inevitable tratándose los temas que se tratan.  La documentales están protagonizados por el antropólogo forense más famoso de España: Paco Etxeberria, que la mejora con sus explicaciones pausadas y expertas, llenas de compasión por la vida que hubo en los huesos con los que tras
Entradas recientes

El peón Down.

En el programa del 12/12/2022 de "Negras o blancas" tuvimos la suerte de entrevistar al ajedrecista David Martínez Villena, que ha publicado su primera novela breve en papel: "El peón Down."  La obra trata de un muchacho con síndrome de Down que resulta ser un excelente jugador de ajedrez. Tan excelente que llega a disputar algo así como un Campeonato del Mundo. El viejo tema del "Saviant syndrome", tratado con delicadeza. La novela apunta maneras y la recomendé en el programa. ¿Cómo ve el mundo el protagonista? El autor prefiere no meterse en camisas de once varas y se limita a transmitirnos las sensaciones que le producen a nuestro jugador los lugares del viaje (el aeropuerto, el hotel). El ajedrez aparece con más intensidad en una pesadilla sufrida durante el Campeonato. En el programa también cité la novela que más me ha impresionado sobre los "diferentes". Se trata de la aclamada "El curioso incidente del perro a medianoche", publ

As bestas

Cuando uno anda por el campo, ha de tener cuidado de no enredarse con algún alambre de espino que señale un linde o una servidumbre. Hay que ir con idea para preguntar, porque un paisano simpático te puede mandar por el camino equivocado, por maldad o ignorancia. En el campo, hay barrancos mortales, hay perros hambrientos, días de nieblas cerradas y mucho odio. Los urbanitas nos acercamos al mundo rural con toda nuestra ingenua alegría, nuestra ropa de Quechua, nuestro gps y muchas ideas falsas. Y peor lo tienen los neo-rurales, que no saben que en los pueblos a los que acuden para tener una vida mejor, hay más árboles, más casas vacías, más tontos y más hijosdeputa (per cápita, se entiende) que en las ciudades. Esta es una película magistral sobre los alambres de espino, sobre las alegrías ingenuas, sobre las casas vacías y sobre los tontos y los hijosdeputa que viven en paisajes maravillosos. Maravillosos en los ojos de los urbanitas; porque para los del lugar, esos montes, esos vall

Raíces de la identidad dominicana. (Reina Rosario)

He vuelto a Santo Domingo, la capital de la República Dominicana, el hermoso país que ocupa los dos tercios orientales de la Española y que, sin preverlo, se ha convertido en mi país latinoamericano, en mi sitio del nuevo mundo. Santo Domingo fue la primera ciudad española de América, lo que es como decir, la primera ciudad americana de España. Aunque esa vieja palabra, "España" que escribo con tanto cariño, no sea la misma España que llena la boca poblada de colmillos y de venenos de esos psicópatas que andan engañando a los tontos  de las banderitas.  Viajar y leer para conocer y para conocerse mejor a uno mismo. Para saber de dónde venimos y a dónde vamos. Una de las ideas interesantes que cuenta este librito es que muchos dominicanos se comprenden mejor a sí mismos cuando emigran a los USA o a la España actual. Allí son identificados, como "negros" o "mulatos", a secas. Y se les caen de los ojos las vendas que la construcción nacional dominicana les fu

Es una lata el trabajar.

Últimamente, veo mucho la tele. Demasiado. Así que zapeo de vez en cuando por los numerosos concursos de cantantes que pueblan la programación. Hacen versiones, gorgoritos y duetos, se disfrazan y y se ríen, lloran, les votan sus primos del pueblo y van a Eurovisión o a sitios así. Al menos, los que salen en esos programas saben hacer algo: cantar, bien profesionalmente, bien como aficionados con ilusiones de medrar en la pirámide socioeconómica. Valen más que los que salen en los programas del petardeo. También veo las recopilaciones de viejas actuaciones del gran archivo de TVE. Y como es música de "nuestros tiempos", me gustan mucho. Especialmente, los comentarios de Santiago Segura. Qué músicos tan buenos, todo tiempo pasado fue anterior... Así que cuando fuimos a los Talía a ver este musical, en seguida me situé. Usando las canciones y el personaje del hispano argentino Luis Aguilé, construyen una comedia musical divertida y bien intencionada. Luis María Aguilera Picca