Ir al contenido principal

Versiones de la historia.


"El Mundo" está vendiendo una colección de libros y documentales titulada "El camino de la libertad (1978-2008)", sobre la historia española contemporánea. La autora principal es la periodista Victoria Prego, que se ha ido convertido en la narradora por excelencia de la versión ortodoxa de la transición. La otra noche, vi el primer documental de la serie, titulado "Nace la constitución. 1977-1978" que, por supuesto no se aleja ni un milimetro del guión establecido. Ese guión es cómodo para los distintos poderes y consolador para la mayor parte de los españoles, que así se ven protagonistas de una transición luminosa y "ejemplar". En los manuales que estudiarán los niños del futuro, se resaltará el espíritu de concordia, el decidido protagonismo del Borbón a favor de la "democratización", el "destape" y el Mundial de fútbol del 82. Todo muy bonito. Por desgracia, la historia nunca es tan lineal ni sencillita como se relata en esta clase de documentales y la llamada "transición" estuvo tan llena de lagunas y de sombras que, a menudo, uno se pregunta por lo de aquello de que "todo quedaba atado y bien atado" y hasta qué punto el proceso fue una "estabilización" más que una "normalización".
Con todo, algunas imágenes del documental me conmovieron e impresionaron: la gente votando en el referendum que ratificó el proyecto constitucional en la mayor parte de España, las manifestaciones en Valencia y su cosecha de cuatribarradas que la violencia de extrema derecha se encargaría de marchitar, la inflación del 30%, las cargas policiales en los San Fermines del 78, la primera publicidad de teles en color, el "Canto a la libertad" de Labordeta a modo de banda sonora, las primeras palabras de Tarradellas desde el balcón de la Plaza de Sant Jaume, los mítines de Fraga y de Blas Piñar, y mi admirado Ernest Lluch con su pinta de profesor despistado, como jovencísimo diputado del PSOE (¿quién iba a predecir entonces su terrible final?).
Si uno quiere formar una opinión un poco más profunda de aquellos años, en lugar de los documentales de la Prego, me parecen más recomendables algunos libros no tan edulcorados. Me vienen a la memoria "Por Dios, por la Patria y el Rey" de Pablo Castellano (Ediciones Temas de Hoy), "Los años oscuros de la transición española" de Pons Prades (Belacqva) y "25 años sin constitución" de Navarro Estevan (Foca).
Cualquiera que haya estudiado ecuaciones diferenciales, sabe que las soluciones o los equilibrios a los que llega una ecuación dependen tanto de su forma como de las condiciones de contorno o condiciones iniciales. Las condiciones iniciales de la situación actual de España fueron fijadas en aquellos difíciles y violentos. Los representantes de la voluntad popular, recibieron continuas presiones de diversos lados, especialmente de los sectores más reaccionarios del ejército. Eso dió lugar a una transición "controlada" que devino en un régimen con diversas anomalías, que todavía lo lastran (el desequilibrio territorial en temas fiscales, un sistema electoral que favorece a los dos grandes partidos y al PNV, la existencia de tribunales de excepción, el mantenimiento de los privilegios económicos de los Franco, la preponderancia de la Iglesia Católica en diversos ámbitos, una ley de punto final tanto para los crímenes de lesa humanidad como para la delincuencia económica, etc.). Con todo, quizá fuera el único equilibrio posible de la ecuación. Y ya se sabe que las ecuaciones no son ni buenas ni malas, son solo números, números...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oscuridades del ajedrez.

El ajedrez tiene buena imagen social. Generalmente, se lo asocia a la inteligencia, a las clases acomodadas, a cierta sofisticación intelectual o artística. A cualquier padre le parece bien que sus hijos tengan ajedrez como actividad extraescolar (además, es de las más baratas). Todo aquello del valor propedéutico, de que favorece la memoria geométrica, la toma de decisiones, la responsabilidad sobre los propios actos, es cierto. Pero también es cierto que se puede convertir en una pasión arrebatadora que consume vidas. Se dice que "life is not long enough for it, but that is the fault of life, not chess.” Con más intuición que técnica, cualquier guionista mediocre que quiera hacer una historia de esas que tocan la mente, las pasiones y los asesinos en serie, tiene la estúpida idea de colocarla en alguna especie de campeonato mundial de ajedrez.  Aquellos de nosotros para los que el ajedrez es algo más que un hobby sabemos que el asunto no es tan brillante, ni tan sofisticado; per

El sustituto.

En Valencia, la transición-transacción sufrió la presión constante de una extrema derecha violenta y envalentonada. Esto condicionó la evolución política de la naciente autonomía (renuncia del PSPV a muchos símbolos y elección de la vía del 143 en lugar de la del 151). También contribuyó a la larga hegemonía de un PP más españolista y nostálgico que el de otras regiones.  Desde 1976 hasta bien entrados los años 80, se sucedieron tanto los ataques físicos a cualquier persona que pasara por ser "rojo" o "catalanista" (es decir, que usara el valenciano donde no tocaba) , como los atentados y los sabotajes a las instituciones nacidas de las primeras elecciones. Es decir, el uso de una  violencia "ilegal" para obligar a la mayoría a hacer lo que quiere una minoría. La definición canónica de "terrorismo". Vean en el documental "Operación elefteria" sobre la retirada de la estatua ecuestre de Franco de la Plaza del Ayuntamiento, como los repr

Oro.

Cuando vi que echaban esa peli en la Sexta, algo me dijo que me iba a gustar. Así que la busqué en Netflix. Me la acabé en dos ratos. "Oro" está basada en un relato breve de la T mayúscula de la RAE, Arturo Pérez-Reverte. Como veremos más adelante, al cartagenero no le gustó el resultado final. El director es Agustín Díaz-Yanes, que ya había tenido la suerte de trabajar con el apacible escritor en la versión cinematógrafica de "Alatriste". A diferencia de "Alatriste" y de sus otras pelis , en "Oro ", Díaz-Yanes no ha intentado meter más de lo que cabía y le ha salido una cosa visualmente hermosa, manida pero interesante, un poco irregular pero creíble. Tener un buen presupuesto y un elenco robusto (incluyendo al finado Juan Diego) también ayuda. Es una banda de euroasiáticos que se adentran en unas selvas misteriosas y se dedican a civilizar a los nativos. Es decir, una parte importante de la historia del mundo en los últimos cinco siglos. Cambie