Ir al contenido principal

Itziar Ituño

Todos nos hemos enamorado de alguna profesora del instituto. Aunque aquí la palabra "amor" tenga más de deseo infantil o de curiosidad ante la vida que de pasión rotunda y madura. Y yo me enamoré de algunas Itziar que pasaron por mi adolescencia. Mujeres de rasgos hermosos, bien vestidas, con timideces mal llevadas ante clases llenitas de hormonas, con cierto pasado oscuro, quizá político, quizá canallita, que se adivinaba en algunas frases sueltas, en alguna sonrisa pícara. Cuando por primera vez vi en la pantalla a la Ituño, supe que ella era todas esas mujeres, que no envejecen nunca aunque se jubilen después de 30 años en el mismo insti y ni me recuerdan a mí ni a ninguno de los adolescentes que les escuchaban embobados.

Itziar Ituño se convirtió en una superstar por su personaje de la inspectora Murillo en la serie "La casa de papel", que empezamos a reseñar aquí. ¡Qué envidia y qué manía le tengo al personaje de "El profesor" que es capaz de enamorar a la inspectora mediante la inteligencia! ¡Con cuánto odio habrán mirado los chavales a esos profes de instituto medio imbéciles y mal afeitados que se tiraban a esa profesora nueva que está tan buena y explica tan bien la historia! El punto de debilidad que Itziar le da al personaje de la policía renegada me pone muchísimo. Las reuniones y las conversaciones entre ambos personajes del primer atraco (partes 1 y 2) son de lo mejor de la serie, aunque sea inevitable acordarse de la Jodie Foster y del Clive Owen en la mejor peli del género "Heist": "Inside job" ("Plan oculto"). El segundo atraco (partes 3 a 5) se me atragantó un poco. Supongo que es un producto para millenials y ese ritmo incesante de tiros, saltos y acrobacias que siempre logran el éxito me cansaba. Al menos, mi sobrina ha tenido que escuchar "Bella ciao" y "Grândola, vila morena". Un poco descontextualizadas; pero "Bella ciao" y "Grândola, vila morena".

En realidad, Ituño ya era una estrella en su país. Durante 6 años tuvo un papel, también de policía, en la serie "Goenkale" que, al parecer tuvo mucho éxito en la tele vasca. Itziar, como muchos otros actores y cantantes vascos, es una euskaldunberri, es decir, alguien que ha aprendido el euskera estándar de adulto, para poder trabajar en la pequeña industria local. Me pregunto cómo sonará ese euskera en los oídos de los "euskaldun zaharrak", los que tienen un dialecto local como lengua materna. Si yo fuera un euskaldun zaharra, le perdonaría cualquier fallito, solo por verla poniéndole las esposas a un malo.

Veo cualquier peli o serie en cuyo elenco aparezca. En "Lasa eta Zabala" (Pablo Malo, 2014) una peli sobre el famoso caso de la guerra sucia contra ETA, Itziar interpreta a una de las abogadas del bufete que defendía a las familias. Es un papel demasiado breve en una peli demasiado plana, a pesar de la terrible historia que cuenta.

También vi "Hil-kampaiak" ("Campanadas a muerto" de Imanol Rayo, 2020). Se trata de un thriller muy negro, que transcurre en unos caseríos muy oscuros y muy húmedos, donde Itziar hace de inspectora de la Ertzaintza, que eso sí que le pega. Es un peli incompleta y desiquilibrada que deja una sensación extraña, como debería dejar todo el cine negro.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
No la conocías ya de "Cuéntame"??? Yo es una de las dos razones que he tenido para envidiar a Carlitos. La otra obviamente, es Karina!

Entradas populares de este blog

Bizkaia maite (1).

Tomo el título de la hermosa canción de Lertxundi sobre la más occidental de las provincias vascas, que hemos visitado durante las vacaciones de Pascua. Aprovecharé para reseñar cosas que he leído y he visto sobre el País Vasco.  En el viaje, observé a menudo el contraste humano y cultural que alberga Vizcaya. Una cuestión de altitud, por así decirlo. Abajo, en los estrechos valles fluviales, los pueblos superpoblados que han ido recibiendo durante ciento cincuenta años a  miles de emigrantes, que venían a saciar su hambre. Y las fábricas que les dieron trabajo a ellos y riquezas enormes a la burguesía local. Arriba, semiescondidos entre los bosques de las colinas, los caseríos donde habitan los campesinos autóctonos, con su lengua, sus costumbres austeras, su ganado y sus desconfianzas. Ya advertimos aquí esta brecha geográfica en Guipúzcoa. La vi también en Vizcaya, concretamente en la comarca de Uribe, donde hemos pasado unos días soleados y tranquilos. También en la Basílica de Be

Bizkaia maite (2).

En la primera mitad del siglo XX se reprochaba al PNV que pretendiera hacer de su tierra algo así como "el Vaticano del Cantábrico". Después, en la segunda mitad, se reprochaba al nacionalismo de izquierdas que pretendiera hacer de Euskal Herria "la Albania del Cantábrico". Ni unos ni otros consiguieron su objetivo; pero lograron muchas cosas. Hoy en día, la Comunidad Autonóma Vasca es un país avanzado y rico que administra sus propios impuestos, con muchas estructuras de estado destinadas la "construcción nacional". En la Comunidad Foral, el vasquismo tiene, si no la hegemonía cultural a lo Gramsci, cierta clase de mayoría social y se acerca poco a poco a la mayoría política. Incluso en Iparralde empiezan a verse ikastolas. Si Sabino levantara la cabeza, se sentiría feliz de ver que muchos de los privilegios forales perdidos en 1876 (y en 1937) se recuperaron (la Constitución española de 1978 lo dice expresamente). Aunque luego vería niños apellidados Gar

Oscuridades del ajedrez.

El ajedrez tiene buena imagen social. Generalmente, se lo asocia a la inteligencia, a las clases acomodadas, a cierta sofisticación intelectual o artística. A cualquier padre le parece bien que sus hijos tengan ajedrez como actividad extraescolar (además, es de las más baratas). Todo aquello del valor propedéutico, de que favorece la memoria geométrica, la toma de decisiones, la responsabilidad sobre los propios actos, es cierto. Pero también es cierto que se puede convertir en una pasión arrebatadora que consume vidas. Se dice que "life is not long enough for it, but that is the fault of life, not chess.” Con más intuición que técnica, cualquier guionista mediocre que quiera hacer una historia de esas que tocan la mente, las pasiones y los asesinos en serie, tiene la estúpida idea de colocarla en alguna especie de campeonato mundial de ajedrez.  Aquellos de nosotros para los que el ajedrez es algo más que un hobby sabemos que el asunto no es tan brillante, ni tan sofisticado; per