Ir al contenido principal

Traidores

Es bien sabido que son los nacionalismos los que crean las naciones, y no al revés. Y las crean a base de palos y de sangre. No hay otra manera de purificarse y crecer fuerte y sano. Cuando murió Dios, a finales del siglo XVIII, vino la nueva religión del nacionalismo a sustituirlo. Las viejas monarquías de Europa occidental se convirtieron, con más o menos éxito, en Estados-Nación todopoderosos. Fue el chovinismo parisino el que creó la Francia actual, con mucha escuela, mucho estado y muchos palos. La vieja Castilla, que había conquistado el mundo, se tuvo que conformar con las pocas colonias que le iban quedando alrededor. Perdidos para siempre Portugal, Nápoles y el Virreinato del Perú, los terratenientes andaluces y los tratantes de esclavos catalanes tuvieron que inventarse la España contemporánea, con sus mitos fundacionales, con muchos guardias, muchos curas y pocas escuelas y los caciques aragoneses empezaron a comprarse pisos en Madrid, que es inversión segura. Y en este lado de Europa, la cosa aún fue tranquila. Porque en los sitios que se contagiaron del romanticismo alemán, hubo todavía más palos y más sangre. Los alemanes se tuvieron que inventar Alemania, que llegó tarde al reparto del banquete colonial, y se enfadó porque no le habían esperado. Y con ella, todos los pequeños nacionalismos del Este de Europa, los polacos, reaparecidos en la historia, como un Guadiana, los croatas y los serbios, con el cuchillo colgado en las paredes de su casa típica, y no era solo un adorno, y los campesinos rumanos, con ganas de ajustarle las cuentas a sus señores húngaros, a los que no se les entendía cuando daban las órdenes. En un siglo XX trágico, las naciones quisieron crecer fuertes y sanas, y depuradas, y Europa fue un infierno, con nuevas rayitas dibujadas en los mapas, como cicatrices, y bosques ocultos en la niebla, con fosas comunes. Que no se repita nunca esto...

La descolonización de África y de Indochina inspiró a los pueblos sin estado de Europa: bretones, corsos, catalanes.  Si los argelinos habían conseguido echar a los franceses, los indonesios a los holandeses y los vietnamitas a los yanquis, ¿por qué no iban a poder los vascos echar a los españoles y a los franceses? ¿qué podía salir mal? Además de armas, el terrorismo de ETA tuvo buena prensa durante la mayor parte de su existencia. La izquierda española lo veía como el primo grande que era capaz de enfrentarse al fascismo como ella no lo había hecho, que era capaz de hacer volar a uno de los ogros. En la Europa socialdemócrata, ETA era el pequeño ejército de ese pueblo tan simpático que juega a pelota y habla una lengua antigua y que lo defendía del último régimen nazi de Occidente. ¿Qué más se podía pedir? Era el pequeño contra el grande, los elfos contra los orcos,  en un país de cuento, de bosques ocultos en la niebla.  Pero, cuando se murió Sauron después de 16.000 años, quedó claro que el enemigo de ETA no era el régimen, sino España, en un sentido amplio, y la democracia desalada, en un sentido más estricto. Resultó que ETA no luchaba contra el fascismo, sino que ETA era el fascismo. Ya se sabe, para dibujar nuevas cicatrices en los viejos mapas, hacen falta palos y sangre, machacar al distinto. No importaba la lucha de clases, ni las condiciones objetivas, ni el sentido de la historia. Al fin y al cabo, el más tonto del pueblo puede hacerse el patriota español o el patriota euskaldun y convertirse en alguien importante, sin haber leído un párrafo de Marx o de Hayek. Total,  el objetivo último era depurar la nación, que creciera fuerte y sana, sobrara quien sobrara...

En lo que se ha venido en llamar la "lucha por el relato", vi en la 2 un documental sincero y rotundo: "Traidores" de Jon Viar (2020). Entrevista a su padre Iñaki Viar y a otros miembros de ETA de los años 60 y 70 (Teo Uriarte, Jon Juaristi, Mikel Azurmendi, Ander Landaburu). Todos ellos, dejaron ETA y evolucionaron hacia posiciones más o menos contrarias al nacionalismo vasco. ¿Hasta qué punto se benefició el nacionalismo vasco del terrorismo etarra? ETA perdió la batalla moral; pero gracias a sus pobres víctimas y a sus mártires, quizá ganó la batalla política. Identifiqué en el documental muchas de las ideas que ya había leído en los libros de Juaristi, en especial en "El bucle meláncolico"; pero percibí que se prefería no indagar en muchas de las contradicciones morales y biográficas de los protagonistas. No es fácil descubrir que tus padres te mintieron.

 




Comentarios

Entradas populares de este blog

El olvido que seremos.

"Ya somos el olvido que seremos. El polvo elemental que nos ignora y que fue el rojo Adán y que es ahora todos los hombres y que no veremos". Del primer verso de este cuarteto de un soneto de Borges tomó el colombiano Héctor Abad Faciolince el título para la biografía de su padre, el médico Héctor Abad Gómez. Motivado por las buenas críticas, compré el libro hace ya muchos años. Y ha acabado en alguna caja, cuyo paradero ignoro, sin ser leído. Nunca nadie lo leerá. Afortunadamente, Fernando Trueba hizo esta excelente película, con guión de su hermano David y dinero colombiano. Como escribí en una entrada anterior, la vimos en dos veces en una de las muchas plataformas que pagamos. La disfrutamos mucho. El atrezzo es muy bueno y la actuación del polifacético Javier Cámara, perfecta. Así que la historia del doctor Abad no fue olvido, al menos por ahora.  John Banville escribió algo así como que estamos vivos mientras viven los que nos recuerdan. Héctor Abad Falciolince aplicó t

El río baja sucio.

La lejana adolescencia de todos nosotros tiene un río limpio, aventuras, un enamoramiento no correspondido, días largos y borrosos, melancólicos aburrimientos y eternos paseos en bicliceta entre las limpias choperas. De eso trata este librito de David Trueba que me encontré en casa de mis cuñados en el puente de la Inmaculada Constitución.  Uno de los personajes del libro, un secundario con poca importancia en la trama me llamó la atención. Era el típico alcalde, con palillo entre los dientes, ceremonioso con los de fuera; pero astuto y malvado. España ha tenido demasiados alcaldes así, que confundían el desarrollo rural con "su" desarrollo. Han sido los alcaldes de las macrogranjas y las canteras, de los pabellones sin acabar y la ley para los enemigos, los alcaldes que exigían al gobierno obras innecesarias y que le aseguraban los votos al líder provincial, que tenía estudios y colocará al sobrino. Y lo más triste es que esos alcaldes eran de lo mejor que había en ese mundo

Informe mongolia: "Papel Mojado"

Ya reseñamos aquí la revista Mongolia. Se trata de una publicación mensual en formato grande, de edición cuidada, con parodia y un humor político que juega constantemente con lo absurdo. Se podría pensar que no tiene mucho mérito,  ya que si algo caracteriza a este Fin de régime es la ruptura de todas las reglas, incluyendo las de la lógica. Mongolia trae todos los meses una sección titulada Reality news, con el aleccionador aviso: "Si se ríe a partir de aquí, es cosa suya". Este libro de la editorial Debate recopila y reelabora varias entregas que han salido en esa sección acerca de la crisis de la prensa tradicional española. Concretamente de cuatro medios: "El País", "El Mundo", "La Vanguardia" y "Público" (QEPD). Y los tipos saben de lo que hablan, ya que varios miembros de la redacción de Mongolia proceden de este último periódico. O sea, que hay algo de resentimiento flotando en el ambiente (y supongo que sueldos sin cobrar). L