martes, 28 de abril de 2009

2 estrenos


Desde el pueblo, me envía mi primo la reseña de dos estrenos:
"Monstruos contra alienígenas" es la última película de la factoría Pixar y siento decir que no está a la altura de sus predecesoras. No sé si será por todo el lío del 3D, que se ha llevado esfuerzos y dinero, o porque empiezan a estar faltos de ideas pero he visto una historia muy endeble, con poco fondo, con personajes que son puro cliché (la chica protagonista) o faltos del encanto de otras producciones similares, (todos los monstruos). El argumento es simple, da más para un corto que para otra cosa, y aburrido: una maruja el día de su boda recibe el impacto de un meteorito que la convierte en un gigante, a partir de ahí su vida se convierte en un infierno, reclusión junto con otros monstruos, hasta que un malvado alienígena quiere conquistar la tierra y el Gobierno (de los USA, por supuesto) recurre a ellos para salvar el planeta.
En resumen, un peligroso y aburrido paso atrás de Pixar que esperemos se corrija en su próxima producción.

La otra película no tiene nada que ver con las grandes producciones estadounidenses, es una sueca de vampiros, "Déjame entrar". Se aleja de todos los tópicos sobre el cine de vampiros, glamour, lujo, belleza, parajes preciosistas, superpoderes, ....Ambientada en cualquier ciudad de Suecia, en los años ochenta, nos cuenta una historia poco usual de relaciones personales, de soledad, de alcoholismo,de violencia y crímenes donde el vampirismo es solo una circunstancia más. Un niño acosado en el colegio, con padres divorciados, que pasa solo el tiempo conoce a una extraña niña que se convierte en su única amiga.
Es una película aspera, dura, que te deja un sabor muy amargo. Aléjense los palomiteros.

jueves, 23 de abril de 2009

The taking of Pelham 1,2,3 (Sargent, 1974)


Para celebrar el día del libro, vi una peli, un excelente thriller de los años 70, no demasiado conocido. Trata de un asalto con rehenes en el metro de Nueva York con un poquito de emoción y algunos tiros. No es pretencioso ni hay que lamentar demasiados efectos especiales o trucos. Y encima, hay dos grandes actores: Matthau y Shaw. Creo que después se hizo un remake con Travolta de por medio.
Al final de la peli, hubo algo que me hizo sentir cierto desasosiego. Viendo circular los vagones me acordé del accidente del metro de Valencia, del que pronto se cumplirán 3 años. Murieron 43 personas, lo que lo convierte posiblemente en el peor accidente de metro de la historia europea. De acuerdo a la especial idiosincrasia de nuestras autoridades públicas, tan serias y tan bien vestidas, no dimitió nadie.

martes, 21 de abril de 2009

Siete casas en Francia. (Bernardo Atxaga)


No olvidaré nunca lo placentera que me resultó la lectura de "Obabakoak" y de "Historias de Obaba". Me pareció una hermosa combinación de inteligencia y ternura, sin demasiadas concesiones al tipismo. Es posible que algunos críticos lo encuentren demasiado fácil, demasiado condescendiente con el lector; pero tengo la sensación que la ingeniosa manera en que Atxaga construía aquellas historias fue un cambio importante en la literatura española. De alguna manera, Atxaga fue el precursor del éxito de Cercas. Yo tendría después la posibilidad de caminar por los montes navarros de Isaba, donde Armendáriz situó la versión cinematográfica de Obaba. Después, leí "Un hombre sólo" y "El hijo del acordeonista", en las que se atrevió a tocar los problemas de su país. Son novelas más oscuras, más duras; pero también me gustaron, especialmente "El hijo del acordeonista". No sé si existe un memorial mejor de la transformación política y social de la Guipúzcoa rural bajo el franquismo.
Así que en cuanto me enteré que Atxaga sacaba nuevo libro, me propuse comprarlo. Fue fácil enterarse porque la poderosa editorial Alfaguara pone toda la máquina prisáica a trabajar cuando hay que hacer un lanzamiento. Y me lo he leído en dos ratos porque está más cerca del relato largo que de la novela. De hecho, incluso se me ha hecho corto y me ha quedado la sensación de que no ha resuelto totalmente la historia. Con todo el libro es muy recomendable. Tanto por lo narrado como por la forma de narrarlo.
En "Siete casas en Francia" ("Zazpi etxe Frantzian"), Atxaga ha cambiado totalmente de tema, de lugar y de época: el relato transcurre en el Congo belga, la colonia explotada directamente por el rey Leopoldo a principios del XX. El planteamiento es fascinante: los protagonistas son los oficiales y suboficiales de la gigantesca maquinaria colonial que organizó el rey para saquear las riquezas de aquel territorio ignoto y enorme (tan grande como toda Europa). Atxaga nos presenta a esos aburridos soldados belgas, franceses, portugueses, que echan de menos sus pequeños pueblos, a sus mujeres, que ahorran para una jubilación digna. Esos soldados son poetas, aficionados a la caza, fervientes católicos, alcohólicos... es decir son europeos. Son como podríamos ser cualquiera de nosotros. Pero sutilmente, sin estridencias, sin juicios morales, Atxaga, nos cuenta más cosas de la vida colonial en aquellas selvas oscuras ("siempre oscuras"). Hacemos un viaje a un reino de terror y comprendemos que antes que Auschwitz hubo muchos otros Auschiwtz creados por el colonialismo fuera de Europa. Los oficiales son dioses malvados, violadores, estafadores, pederastas, que reinan en un infierno brutal y desesperado, donde es más valiosa la bala con la que matan al nativo que no trabaja lo suficiente que la vida del nativo: "por suerte los responsables de Leopoldville no exigían el cadáver entero como prueba, dándose por satisfechos con una mano o incluso con un solo dedo; elementos menores que, una vez ahumados, podían enviarse por correo en un sobre normal y corriente". Un manto de hipocresía más tupido que la selva cubre este infierno: la colonización "civiliza": veremos obispos católicos bendiciendo a los negritos y periodistas celebrando el triunfo de ese negocio disfrazado de civilización, de esa pesadilla. Descubrimos que las tinieblas de Conrad llegaron desde este lado del mar.

martes, 7 de abril de 2009

Quemar después de leer (2008)


Los hermanos Coen nunca defraudan. Se ve que como son dos, se van compensando y siempre encuentran el tono justo a las historias. Así que incluso esta obra menor se ve con agrado. Han echado mano del monedero y han montado una comedia a base de estrellas rutilantes (ni más ni menos que Malkovich, Pritt y Clooney) y los han puesto a hacer de estúpidos. Es una comedia convencional de casualidades y líos, sin demasiadas pretensiones, que deja un buen sabor de boca y que inevitablemente recuerda a la formidable "Gran Lebowsky". No produce risas; pero sí sonrisas, que no es poco. La escusa es un chantaje chapucero, unos servicios de inteligencia en los que solamente trabajan idiotas y un gimnasio lleno de americanos obesos. Como es habitual en la mayor parte de las películas, tenemos una situación geográfica bien determinada (Virginia) y tenemos una mujer persistente y aparentemente frágil (McDormand); pero que al final es la única triunfadora de todo el lío. Para darle el contrapunto aparece como secundario Jenkins, al que también vimos el otro día. Hay que reconocerle que pone la cara más triste del negocio.

lunes, 6 de abril de 2009

The visitor. (McCarthy, 2007)


Bastantes medios norteamericanos la han calificado como "la mejor película del año". Y no van muy desencaminados. Se trata de una gran película que juega en dos planos. Por un lado, es una historia de personajes complejos y sutiles (es decir, muy reales). Por otro, es una película con contenido, con mensaje (es decir, de las que nos proporcionan coartadas en nuestra vida acomodada y facilona).
La historia toma como punto de partida a un profesor universitario viudo y aburrido (Jenkins) que se limita a dar sus clases (el menor número posible) y a beber vino. Como experto en las dos materias, os aseguro que el personaje está bien conseguido. No hay nada en la vida que le motive. Intenta llenar sus días aprendiendo a tocar el piano. Su rutina sin sentido cambia cuando le envían a Nueva York a una conferencia (curiosamente, sobre "Economía del desarrollo"). Vuelve al piso que tenía allí. Y se encuentra a los otros personajes, que son la Nueva York multicultural, la de los problemas reales, la de la vida, la de la supervivencia.
Lo veremos transformarse y lo veremos volver a vivir. Pero también veremos las historias angustiosas de los sin papeles, de los refugiados políticos. La administración Bush y la suspensión de las garantías legales funciona a toda máquina. Y el mérito de la película es que consigue transmitir lo inhumano del sistema sin grandes aspavientos, sin altavoces. Y para acabar de mejorar la peli, de pronto aparece la maravillosa Hiam Abbas y su rotunda belleza, de la que ya hemos hablado aquí en otras ocasiones. Es su primera peli en inglés.
Volvimos a casa un poco confundidos, un poco insatisfechos. La película había removido algo en nosotros. El sábado por la noche refrescaba.

jueves, 2 de abril de 2009

La silla de Fernando.


Me envía mi primo este comentario:
Como veo que últimamente trabajas bastante poco en tu blog te envío una reseña de
"La silla de Fernando", un documental de David Trueba y Luis Alegre. David Trueba es muy conocido por ser director de cine, "Soldados de Salamina" es su mejor película, escritor, guionista, hermano de Fernando Trueba y marido de Ariadna Gil. Luis Alegre es un hombre de cine, conocido sobretodo en Aragón, por su programa de entrevistas "El reservado". En el documental, charlan amigablemente con Fernando Fernán Gómez. Salvo los tres o cuatro primeros minutos en los que Fernán Gómez dramatiza unos anuncios por palabras, el documental es una larga conversación entre los directores y el Genio, no se puede calificar de otra manera a un hombre que ha sido actor, director, escritor y miembro de la RAE entre otras cosas. Siempre con un primer plano de Fernán Gómez que repasa toda su vida de una manera que resulta divertida y clarificadora. Clarificadora porque nos permite conocer mejor cómo es, era, realmente, y divertida por la propia personalidad del Genio, por las anécdotas que cuenta, por las opiniones que expresa y como lo hace. Es un documental delicioso que recomiendo a todo el mundo".