martes, 20 de noviembre de 2007

Propuesta de Estatuto de Autonomía de Aragón (Plan B)


Me he vuelto a hacer unas risas con este pequeño opúsculo que retrata tan bien el país. Ya lo había leído en la red; pero hace poco vino Joaquín Carbonell a la librería Primado, a presentarlo (junto con una novela) y a cantar algunas canciones de sus últimos discos. Así que no podía evitar comprar esta pequeña broma profundamente seria (Carbonell dixit).
Los autores se lo debieron pasar muy bien redactando este estatuto alternativo al oficial y una ironía, a veces sutil, a veces agria, empapa todo el "articulado"."Artículo 10: La Universidad. Todo aragonés está ya licenciado en derecho, mientras no se demuestre lo contrario. Con esta medida se ahorrará una gran cantidad de dinero y de tiempo a la comunidad. (...) Queda prohibido el graffiti en el interior del campus. Y en el exterior, la tuna (...)"
Si no se cuentan los conciertos nostálgicos con Labordeta o La Bullonera, Carbonell ya no hace canción o literatura explícitamente "aragonesa"; sin embargo, no puede evitar en esta colaboración, desplegar esa socarronería típicamente baturra, tan desconocida en España.

jueves, 15 de noviembre de 2007

El candor del Padre Brown


Durante las últimas noches, en mi mesilla ha estado "El candor del Padre Brown" de G.K. Chesterton. Y antes de dormir, he disfrutado con las historias detectivescas protagonizadas por el cura católico. El libro formaba parte de una colección de novela negra de "El País"que compré hace unos años (aunque está en muchas ediciones distintas). No sé si es acertado calificar los breves relatos del padre Brown como "novela negra". Eso sí: en cada caso hay un muerto y un criminal y se barrunta lo horrible del alma humana; pero llega el padre Brown, inadvertido y vulgar, sencillo pero prodigiosamente sabio y resuelve el misterio y absuelve al asesino. A priori, pensaba que la prosa preciosista de Chesterton y la contínua exaltación del catolicismo, como única salida posible al absurdo de la vida, me cansarían en seguida; pero cuando empiezo un relato tengo que acabarlo y es que creo haber percibido lo que la frase borgiana que reproducen en la Henciclopedia uruguaya dice: "Es lícito afirmar que G. K. Chesterton hubiera podido ser Kafka. El hombre que escribió que la noche es una nube mayor que el mundo y un monstruo hecho de ojos hubiera podido soñar pesadillas no menos admirables y abrumadoras que la de El Proceso o la de El Castillo. De hecho, las soñó y buscó su salvación en la fe de Roma..."

viernes, 9 de noviembre de 2007

La Mansión de los Pampín.


Estos días he estado mirando uno de los tebeos que andan por casa: "La Mansión de los Pampín", de Miguelanxo Prado, y disfrutándolo. Descubrí al dibujante gallego en "El jueves", donde publicaba su "Quotidiana Delirante". De esas colaboraciones, las que más me gustaban eran aquellas en las que la gente de un mundo urbano idiotizado por el consumismo entraba en contacto con el mundo rural, en el que todavía quedaban algunos pastores o algunas vacas (y la mierda de las vacas). Normalmente, los urbanitas (insolidarios, miedosos, flojos, cobardes) acababan lesionados o engañados. En "La Mansión de los Pampín" se repite el tema. Lo que ocurre es que en el mundo rural ahora también hay especuladores, políticos corruptos y adosados. La historia, situada en su Galicia natal, es una buena reflexión sobre el país enfermo que hemos construído entre todos y de lo tontos que nos hemos vuelto.
No sé si el arte de Prado le gustará a los más exigentes en el tema del cómic: quizá sus acuarelas y sus líneas son demasiado convencionales; pero es que huele a campo (y a mierda de vaca) y eso a mí, me gusta.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

El subdesarrollo social de España. Causas y Consecuencias


Acabé anoche "El subdesarrollo social de España. Causas y Consecuencias", la última obra del conocido profesor Vicenç Navarro. Del mismo autor, ya había leído "Bienestar insuficiente. Democracia Incompleta. De lo que no se habla en nuestro país" (Premio Anagrama de Ensayo 2002). Se trata de dos obras muy parecidas. que defienden las mismas tesis. Sin embargo, me da la impresión de que Navarro se moja más en lo partidista en su último libro. Reconoce abiertamente su lucha por influir y su influencia en el programa electoral con el que el PSOE ganó las elecciones generales del 2004.
Las ideas que defiende Navarro son las siguientes: en España no se ha alcanzado realmente el estado del bienestar que sí se llegó a alcanzar en otros países europeos (sus referencias a los países nórdicos son constantes). En España no se alcanzó ese estado del bienestar por el predominio político de la derecha (durante la dictadura y durante la transición) y de las clases sociales a las que representa. Es necesario que, tanto en España como en otros países de Europa, se adopten y se retomen políticas en la dirección del estado del bienestar. Esas políticas, enfrentándose a lo que es actualmente el dogma dominante en política económica, se basarían en un incremento de la fiscalidad, en una ampliación de la cobertura social y en una mayor incorporación de la mujer al mundo del trabajo (mediante políticas de genero).
El libro es fácil de leer y contrariamente a lo que pensé en un primer momento, me ha resultado interesante. Pero no las discusiones en torno hasta qué punto España es un estado social; todas ellas basadas en cifras y en porcentajes que me sonaban bastante lejanos, sino los asuntos estrictamente políticos (lo que el autor engloba en la parte de "causas"). Destacaría la convicción con que defiende la vigencia del concepto de "clase social", la discusión acerca del carácter de la dictadura de Franco, cuyo carácter plenamente "fascista", en lo doctrinal y en lo económico, intenta demostrar y la constatación de cómo el "establishment" catalán ha usado el debate identitario para mantener los privilegios de lo que llama "clases altas" en Cataluña.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Deja Vu


En el autobús en el que viajábamos a Logroño de turismo enológico pusieron "Deja Vu" del director Tony Scott (2006). Ya la habíamos visto por cable, así que es inevitable el chiste: fue un "deja vu" repetido...
Y por segunda vez, la peli no me gustó. Se han debido gastar un dineral en efectos especiales y en actores guapos para hacer una peli en la que hay varias cosas; pero ninguna acaba de cuajar. Hay acción; pero a veces decae, hay un thriller de investigación en donde la investigación va demasiado rápida y no te dejan disfrutarla y hay mucha ciencia ficción a la que le falta solidez. Supongo que eso fue lo que más me molestó de la película: los conceptos científicos con los que juega el argumento no cuadran. Sé que una de las convenciones del género es que haya algunas "licencias científicas"; pero en la peli se pasan. Y no es que sea exceso de imaginación; es que se podían haber leído algún libro de divulgación científica sobre los conos de luz o los universos paralelos.