Ir al contenido principal

"El último jedi" (penúltima entrega, de momento)

Mi sobrino me preguntó con su sonrisa pícara: “Entonces, ¿van a hacer una peli de estas, cada Navidad?”. En realidad, quería decir lo siguiente: “¿Cada Navidad me vas a llevar al cine y me vas a comprar palomitas y una fanta de naranja?”. La respuesta es que sí lo haré. Aunque la saga se esté haciendo cada vez más aburrida y pueril y se parezca a un culebrón sin sentido. Y es que hay que llevar al cine a los muchachos, los sueldos de los ejecutivos de las multinacionales no se van a pagar solos.

Lo llevé a ver la octava entrega de la serie (y segunda de la época Disney): un tostón edulcorado. Un Mark Hamill acartonado hacía de sí mismo (Luke Skywalker). La Carrie Fisher (Princesa Leia) ha envejecido mejor; pero intentaba moverse poco para no romperse. Hay muchas idas y venidas por el hiperespacio y algunos trucos con la fuerza; pero la cosa sigue decayendo. Y nuestra infancia “…a long time ago in a galaxy far, far away”
Uno de las pocos temas que me interesan es cómo se han añadido las cuelas, secuelas y precuelas para mantener vivo el producto y crear un cuento, más o menos completo. “Extended universe” lo llaman los fans. Tejer historias sobre historias. Supongo que las mitologías de los pueblos antiguos iban creciendo y contándose y recontándose así. La Biblia (o los Evangelios) no dejan de ser una Star Wars a lo grande.

Para aclararme yo, voy a intentar contarme a mí mismo la lección. Cito solamente las pelis de pantalla grande y olvido las pelis de dibujos animados y las series. Resumo y traduzco la mayor parte de aquí 

Todo transcurre en una sola galaxia (parece ser que los viajes a velocidades mayores de la luz no dan para más). Los fans de la serie sitúan los acontecimientos antes o después de la batalla de Yavin (la que tuvo lugar en la peli seminal de 1977). Es decir, tenemos años BBY y años ABY. Y aunque la historia de la galaxia, del Imperio, de la República y de los Jedis-templarios buenos y malotes dura milenios, todo transcurre en unos 70 añitos solares (de los de nuestro sistema solar).

El argumento general empieza con “La amenaza fantasma” de 1999, (32BBY), con unos recios Obi-Wan Kennobi y Qui-Gon Neeson resolviendo disputas diplomáticas con mucha espada láser pero poco salero. En una de sus huidas, conocen al niño Anakin Skywalker y lo adoptan (se conoce que en el desértico Tatooine estaba permitida la adopción gay). En el “Ataque de los clones” de 2002 (22BBY), Anakin se ha hecho grande y entra en celo y se va haciendo malo. Barrunto que tuvieron que meter a los clones en la historia porque los citaban en la peli de 1977. En “La venganza de los Sith” de 2005 (19BBY), Anakin preña a la reina Padmé de mellizos y acaba en el lado malo, que es como la puerta giratoria de los políticos. Aparece Darth Vader, que es lo mejor de la saga. La aburridísima “Rogue One” de 2016 (0BBY)  transcurre en el tiempo inmediatamente anterior a la original de 1977, que rebautizaron como “A new hope” (0BBY).

En las secuelas, los buenos huyen tras el estropicio que han hecho con la estrella de la muerte. Nadie me llevó al estreno del “El imperio contrataca” de 1980 (3ABY), donde Darth Vader le cuenta a Luke la cosa y aparece Yoda. En “El regreso del Jedi” de 1983 (4ABY) podemos identificarnos con Jabba de Hutt, que es el verdadero protagonista. En la primera peli Disney: “El despertar de la fuerza” de 2015 (34ABY), me relajé  viendo al primer negro protagonista (Finn) y a la audaz Rey, que tiene mucha fuerza (mucho Ki) y poco tempo. Los malos-malos ahora se llaman “La primera orden”, liderada por Kylo Ren, el abandonadito hijo de la princesa Leia y el villano Solo. Ya se ve que los guionistas son muy monárquicos y la fuerza se transmite con los genes, igual que en España. En la peli que nos ocupa hoy, “El último Jedi” de 2017 (34 ABY), la situación de la resistencia, no hace más que emporar. 




Como cualquier tiempo pasado fue mejor, ahora han estrenado la novena entrega, que trata sobre el joven Han Solo, que transcurriría en la era imperial. Afortunadamente, no es navidad.

Comentarios

El Sapo ha dicho que…
Echo de menos mayor contenido sobre Ep. VIII de donde deduzco que te la dormiste, harías bien.
Es inmunda, la verdad. No hay por donde cogerla.
Por cierto, la de Solo en realidad es la décima (8+2=10)aunque tampoco es raro descontarse. Paradójicamente, Cris fue a verla (con sus hermanos)y ella que no es especialmente fan, dice que le gustó...

Entradas populares de este blog

El olvido que seremos.

"Ya somos el olvido que seremos. El polvo elemental que nos ignora y que fue el rojo Adán y que es ahora todos los hombres y que no veremos". Del primer verso de este cuarteto de un soneto de Borges tomó el colombiano Héctor Abad Faciolince el título para la biografía de su padre, el médico Héctor Abad Gómez. Motivado por las buenas críticas, compré el libro hace ya muchos años. Y ha acabado en alguna caja, cuyo paradero ignoro, sin ser leído. Nunca nadie lo leerá. Afortunadamente, Fernando Trueba hizo esta excelente película, con guión de su hermano David y dinero colombiano. Como escribí en una entrada anterior, la vimos en dos veces en una de las muchas plataformas que pagamos. La disfrutamos mucho. El atrezzo es muy bueno y la actuación del polifacético Javier Cámara, perfecta. Así que la historia del doctor Abad no fue olvido, al menos por ahora.  John Banville escribió algo así como que estamos vivos mientras viven los que nos recuerdan. Héctor Abad Falciolince aplicó t

Itziar Ituño

Todos nos hemos enamorado de alguna profesora del instituto. Aunque aquí la palabra "amor" tenga más de deseo infantil o de curiosidad ante la vida que de pasión rotunda y madura. Y yo me enamoré de algunas Itziar que pasaron por mi adolescencia. Mujeres de rasgos hermosos, bien vestidas, con timideces mal llevadas ante clases llenitas de hormonas, con cierto pasado oscuro, quizá político, quizá canallita, que se adivinaba en algunas frases sueltas, en alguna sonrisa pícara. Cuando por primera vez vi en la pantalla a la Ituño, supe que ella era todas esas mujeres, que no envejecen nunca aunque se jubilen después de 30 años en el mismo insti y ni me recuerdan a mí ni a ninguno de los adolescentes que les escuchaban embobados. Itziar Ituño se convirtió en una superstar por su personaje de la inspectora Murillo en la serie "La casa de papel", que empezamos a reseñar aquí. ¡Qué envidia y qué manía le tengo al personaje de "El profesor" que es capaz de enamorar

El río baja sucio.

La lejana adolescencia de todos nosotros tiene un río limpio, aventuras, un enamoramiento no correspondido, días largos y borrosos, melancólicos aburrimientos y eternos paseos en bicliceta entre las limpias choperas. De eso trata este librito de David Trueba que me encontré en casa de mis cuñados en el puente de la Inmaculada Constitución.  Uno de los personajes del libro, un secundario con poca importancia en la trama me llamó la atención. Era el típico alcalde, con palillo entre los dientes, ceremonioso con los de fuera; pero astuto y malvado. España ha tenido demasiados alcaldes así, que confundían el desarrollo rural con "su" desarrollo. Han sido los alcaldes de las macrogranjas y las canteras, de los pabellones sin acabar y la ley para los enemigos, los alcaldes que exigían al gobierno obras innecesarias y que le aseguraban los votos al líder provincial, que tenía estudios y colocará al sobrino. Y lo más triste es que esos alcaldes eran de lo mejor que había en ese mundo