Ir al contenido principal

¡Acabad ya con esta crisis!


Como todos los tertulianos y todos los articulistas de nuestra aldea lo citan, me imaginé que no sería muy difícil de entender, así que la última vez que estuve en la librería de Miguel, compré la versión en español de este libro, firmado por el  Premio Nobel de Economía y profesor de Princeton, Paul Krugman.  Efectivamente, es fácil y rapidico de leer, quizá demasiado. Se trata de un contundente y conciso alegato keynesiano. O mejor dicho, neokeynesiano.

Para Krugman lo peor de la catástrofe que están viviendo las economías occidentales es el paro. De acuerdo.  Y el paro se debe al desplome de la demanda privada debido a la trampa de la liquidez y al momento de Minsky. Casi de acuerdo. Y solo hay una manera de luchar contra el problema eficazmente: que las administraciones públicas se pongan a gastar dinero ya. De acuerdo. Y si para ello se tienen que endeudar más, que se endeuden más. Obviamente. Y que le den a la maquinita de hacer dinero, que tener una inflación del 4% no es malo para nadie (o solamente para los que hayan prestado su capital) Amén. Y que en Estados Unidos, los republicanos le dejen al bueno de Obama construir autopistas y plantas fotovoltaicas y que en Alemania suban los salarios para que la economía española vuelva a ser competitiva. Ojalá. Estos rozamientos tan razonables y tan de sentido común (comunes a casi todo el mundo) no parecen tener mucho predicamento entre los "que mueven los hilos" y “las personas serias” (expresiones que usa varias veces a lo largo del libro). Ellos verán lo que hacen.

Aparte de la principal línea argumental, me han parecido muy interesantes las relaciones que establece el autor entre ideología, concentración de la riqueza (en la sociedad norteamericana) y políticas macroeconómicas (fiscales y monetarias). El autor se centra en los Estados Unidos (hay que reconocerle que se disculpa por ello varias veces). Especialmente habla de la influencia perversa de ese 1% al que se refería el movimiento Occupy Wall Street y que ya identificó Stiglitz. Pero parece que le da un poquito de miedo salirse de la ortodoxia y decir las cosas un poco más claras, es decir que esto es una dictadura de los bancos, aunque hasta las niñas de 12 años se empiecen a dar cuenta.

Por razones profesionales, también me ha llamado la atención las referencias que hace Krugman a varios artículos de investigación. Parece que algunas publicaciones "científicas" en economía sirven para algo. Al menos, las que se publican en el centro. Para ser justos, hay que decir que Krugman también se refiere en varias ocasiones a España y a su economía. Por desgracia, para ponerla como ejemplo de tormenta perfecta y de "país periférico atrapado en la trampa del euro". Al menos, no usa el acrónimo PIGS.

Qué placer leer algo de macro y entenderlo! Si además los modelos sirvieran… Pero luego hay que bajar a la triste, mohosa, sucia realidad, tan llena de mierda. Cuando acabo de leer el libro, pongo las noticias y sigo el colapso de Bankia, al que seguirá una parte importante del sistema financiero español.¿Cuánto hay ahí de macroeconomía y cuánto de picaresca y de saqueo? El zombie que administraron esos grandísimos administradores, esa "gente tan seria" (Blesa, Olivas, Rato y el ejército de consejeros bien pagados de los partidos monárquicos) le va a costar al erario público más que todo el dinero que se retirará de los cimientos del edificio (educación y sanidad). Ya vamos por 23.000 millones. E igual los pillastres se escapan sin que haya una sola comisión de investigación.  Total, por 23.000 millones para que vamos a hacer cuentas...y todo el mundo lo está viendo. ¿Cuánto aguantará el edificio?





Comentarios

El Sapo ha dicho que…
Se nos ha muerto Bradbury.
Curioso, el otro día estuve mirando sobre él en Wiki y de hecho me sorprendió que aun viviera.
Como eres bastante más apañao que yo para esas cosas, aprovecha para (re) leerte algo de él y darle cumplido homenaje. No te diré ni Crónicas marcianas ni Farenheit 451, que es muy obvio. Va, atrévete con "El vino del estío" que igual le encuentras conexiones hispánicas y todo.
hasta pronto
J
Anónimo ha dicho que…
A ver si me atrevo con algo en inglés!
El Sapo ha dicho que…
Ya sabía yo que tirarías por ahí. No sé si a veces puede ser contraproducente. Cuanto más inglés leo, más expresiones me doy cuenta de que no pillo, y más me doy cuanta de que no habré pillado en el pasado... sin darme cuenta, claro. Que es lo malo.
Además, dónde vas a comparar con el encanto de pillar un libro de la colección Minotauro, que ya olían a libro viejo hace treinta años...

Entradas populares de este blog

El olvido que seremos.

"Ya somos el olvido que seremos. El polvo elemental que nos ignora y que fue el rojo Adán y que es ahora todos los hombres y que no veremos". Del primer verso de este cuarteto de un soneto de Borges tomó el colombiano Héctor Abad Faciolince el título para la biografía de su padre, el médico Héctor Abad Gómez. Motivado por las buenas críticas, compré el libro hace ya muchos años. Y ha acabado en alguna caja, cuyo paradero ignoro, sin ser leído. Nunca nadie lo leerá. Afortunadamente, Fernando Trueba hizo esta excelente película, con guión de su hermano David y dinero colombiano. Como escribí en una entrada anterior, la vimos en dos veces en una de las muchas plataformas que pagamos. La disfrutamos mucho. El atrezzo es muy bueno y la actuación del polifacético Javier Cámara, perfecta. Así que la historia del doctor Abad no fue olvido, al menos por ahora.  John Banville escribió algo así como que estamos vivos mientras viven los que nos recuerdan. Héctor Abad Falciolince aplicó t

Itziar Ituño

Todos nos hemos enamorado de alguna profesora del instituto. Aunque aquí la palabra "amor" tenga más de deseo infantil o de curiosidad ante la vida que de pasión rotunda y madura. Y yo me enamoré de algunas Itziar que pasaron por mi adolescencia. Mujeres de rasgos hermosos, bien vestidas, con timideces mal llevadas ante clases llenitas de hormonas, con cierto pasado oscuro, quizá político, quizá canallita, que se adivinaba en algunas frases sueltas, en alguna sonrisa pícara. Cuando por primera vez vi en la pantalla a la Ituño, supe que ella era todas esas mujeres, que no envejecen nunca aunque se jubilen después de 30 años en el mismo insti y ni me recuerdan a mí ni a ninguno de los adolescentes que les escuchaban embobados. Itziar Ituño se convirtió en una superstar por su personaje de la inspectora Murillo en la serie "La casa de papel", que empezamos a reseñar aquí. ¡Qué envidia y qué manía le tengo al personaje de "El profesor" que es capaz de enamorar

"Negras o blancas" (11)

  Recopilo aquí las reseñas que ido haciendo en mi sección en la quinta temporada del programa de ajedrez "Negras o blancas". En el programa del 6/09/2021 comenté que me había comprado el libro "Smyslov on the coach" En el programa del 13/09/2021 reseñé la película "Ivory tower" que nos había hecho llegar un oyente. Se trata de una película canadiense que usa el ajedrez como campo de confrontación entre dos hermanos: el creativo y desordenado y el metódico y ambicioso. Como pueden imaginar, algo muy predecible. Como dije en el programa, la vi después de comer y no me entró sueño; pero tampoco me alegró la digestión. En el programa del  20/09/2021 cité el libro "Trabajo en ajedrez", del gran Jan Timman. En el programa del 4/10/2021, reseñé la ópera en ruso "Mikhail vs Mikhail" "Mikhail and Mikhail play chess", presentada por la ópera nacional de Letonia en 2014, sobre el match entre Botvinnik y Tahl. En el programa del 18/10/20