Ir al contenido principal

American Beauty (Sam Mendes, 1999)


Haciendo zapping, la encontramos en el canal Paramount Comedy y por supuesto, nos quedamos enganchados. Al principio, pensé que esta obra maestra estaba un poco desubicada en ese canal temático; pero poco a poco me di cuenta de que una de las virtudes de la peli es que funciona igual de bien como drama y como comedia. Al fin y al cabo, cuando el protagonista descubre que su vida es una mierda, una tragedia llena de sinsentidos y soledades, solamente es capaz de redimirse y de elevarse llevando la situación al absurdo, haciendo pesas y fumando maría, como un imbécil. Un imbécil que sabe que va a morir. Porque la peli trata de eso: de la soledad última que todos los humanos sentimos y la terrible percepción de que al final moriremos y que nada tiene sentido. Nada, salvo querer impresionar a una lolita, amiga de tu hija.
Pocos directores podrán presumir de una opera prima tan redonda, tan perfecta en su imperfección como esta. Creo que fueron 5 óscars. Se podrá acusar al guión de Ball de cierta autocomplacencia; pero lo cierto es que algunas de sus frases quedarán para siempre: "En menos de un año, estaré muerto. Por supuesto, todavía no lo sé. Y en cierta manera, ya estoy muerto". Y es que todos estamos muertos, rodeados de objetos sin alma, sin vida, sin gracia. Pero aún hay una oportunidad, una belleza, que puede estar escondida en el baile de una bolsa de basura movida por la tarde tormentosa.
Y yo disfrutaba del bacalao con pimiento que había hecho Amparo y del vino blanco de la Mancha que me había vendido Jaime mientras oía el sublime final: "Sé que podría estar bastante enfadado por lo que me paso, pero es difícil estar enfadado cuando hay tanta belleza en el mundo. A veces siento como si la viera toda a la vez y es demasiado. Mi corazón se llena como un globo que está a punto de estallar... y entonces recuerdo que tengo que relajarme y no intentar aferrarme a ella, y entonces fluye a través de mí como la lluvia y no puedo dejar de sentir gratitud por cada simple momento de mi estúpida y pequeña vida... No tienes idea de lo que estoy hablando, pero no te preocupes, algún día lo sabrás."

Comentarios

Ángel Miguel ha dicho que…
Es una película que lastrará todos los trabajos que haga San Mendes a lo largo de su vida. "Camino a la perdición" no estaba mal pero era demasiado larga, "jarhead" me resultó un poco pretenciosa y aburrida y "revolutionary road" ni siquiera la he visto. Fue, sin ninguna duda, la mejor película de 1999, con unas interpretaciones buenísimas y una dirección perfecta que mima cada toma. Lester es un personaje hilarante, un tipo que se caído del caballo (o lo han tirado) y decide dar sentido a su miserable y falsa vida. no todo es perfecto, por ejemplo, Ricky, el joven pirado, me resulta un poco cargante pero la película es imprescindible.

Entradas populares de este blog

El olvido que seremos.

"Ya somos el olvido que seremos. El polvo elemental que nos ignora y que fue el rojo Adán y que es ahora todos los hombres y que no veremos". Del primer verso de este cuarteto de un soneto de Borges tomó el colombiano Héctor Abad Faciolince el título para la biografía de su padre, el médico Héctor Abad Gómez. Motivado por las buenas críticas, compré el libro hace ya muchos años. Y ha acabado en alguna caja, cuyo paradero ignoro, sin ser leído. Nunca nadie lo leerá. Afortunadamente, Fernando Trueba hizo esta excelente película, con guión de su hermano David y dinero colombiano. Como escribí en una entrada anterior, la vimos en dos veces en una de las muchas plataformas que pagamos. La disfrutamos mucho. El atrezzo es muy bueno y la actuación del polifacético Javier Cámara, perfecta. Así que la historia del doctor Abad no fue olvido, al menos por ahora.  John Banville escribió algo así como que estamos vivos mientras viven los que nos recuerdan. Héctor Abad Falciolince aplicó t

El río baja sucio.

La lejana adolescencia de todos nosotros tiene un río limpio, aventuras, un enamoramiento no correspondido, días largos y borrosos, melancólicos aburrimientos y eternos paseos en bicliceta entre las limpias choperas. De eso trata este librito de David Trueba que me encontré en casa de mis cuñados en el puente de la Inmaculada Constitución.  Uno de los personajes del libro, un secundario con poca importancia en la trama me llamó la atención. Era el típico alcalde, con palillo entre los dientes, ceremonioso con los de fuera; pero astuto y malvado. España ha tenido demasiados alcaldes así, que confundían el desarrollo rural con "su" desarrollo. Han sido los alcaldes de las macrogranjas y las canteras, de los pabellones sin acabar y la ley para los enemigos, los alcaldes que exigían al gobierno obras innecesarias y que le aseguraban los votos al líder provincial, que tenía estudios y colocará al sobrino. Y lo más triste es que esos alcaldes eran de lo mejor que había en ese mundo

Informe mongolia: "Papel Mojado"

Ya reseñamos aquí la revista Mongolia. Se trata de una publicación mensual en formato grande, de edición cuidada, con parodia y un humor político que juega constantemente con lo absurdo. Se podría pensar que no tiene mucho mérito,  ya que si algo caracteriza a este Fin de régime es la ruptura de todas las reglas, incluyendo las de la lógica. Mongolia trae todos los meses una sección titulada Reality news, con el aleccionador aviso: "Si se ríe a partir de aquí, es cosa suya". Este libro de la editorial Debate recopila y reelabora varias entregas que han salido en esa sección acerca de la crisis de la prensa tradicional española. Concretamente de cuatro medios: "El País", "El Mundo", "La Vanguardia" y "Público" (QEPD). Y los tipos saben de lo que hablan, ya que varios miembros de la redacción de Mongolia proceden de este último periódico. O sea, que hay algo de resentimiento flotando en el ambiente (y supongo que sueldos sin cobrar). L